Esta palabra me arruinó la vida por años

Esta palabra me arruinó la vida por años

Quizás pueda estar arruinando tu vida también.

Te cuento, pasé más de 20 años de mi vida batallando con mis emociones, mi mente se la pasaba buscando evidencias en el pasado, en otras personas, en situaciones fuera de mi control para sentirme VÍCTIMA.

Mi manera de expresar lo que sentía, era quejándome de mi trabajo, quejándome de mi familia, gritándole a mis hijos, criticando a todo el que podía, sintiendo culpabilidad, llorando con melancolía y frustración cuando recordaba mi pasado, hasta experimentando dolores en mi cuerpo, sintiéndome tan INSATISFECHA con la vida. Pero, ¿cómo yo iba saber amiga, que esto no era más que emociones reprimidas?

¿Lo has experimentado? No es nada divertido

Pero, ¿qué pasa cuando tú experimentas cosas cómo estas, IGNORANDO lo que sientes, sin saber qué pueden ser emociones reprimidas y CREYENDO que esto No es un gran PROBLEMA?

Lo que pasa, es que continúas caminando por la vida, en tu cabeza, pensando, sintiendo, sufriendo e ignorando. Hiriéndote e HIRIENDO, culpándote y CULPANDO. Esto es vivir VICTIMIZADA, esto NO ES VIDA mujer. Al menos no lo fue para mí.

Te tengo una noticia, este PROBLEMA es SOLUCIONABLE. Lo que sí te puedo decir es que hay que trabajarlo, hay que tomar acción.

Yo le digo a las mujeres que están en mis programas pagos, si tú tienes un problema y se puede resolver tomando acción, haciendo algo para solucionarlo, entonces ya no es un problema. Y afortunadamente dejó de ser un problema para mí y lo dejó de ser para ellas.

Cuando creé mi programa de VÍCTIMA A LÍDER puse todo lo que se me ocurrió para ayudar a las mujeres a soltar esas emociones reprimidas, aumentar su autoestima y sentirse autosuficiente más RÁPIDO y efectivamente.

Sin duda alguna, convertirse en experta en emociones, autoestima y crecimiento personal no ha sido fácil, pero ha valido la pena mucho más de lo que imaginé. No sólo me ha permitido dejar de ser la VÍCTIMA, si no también me ha permitido ayudar a muchas mujeres a lograrlo.

Coloca atención a tus sentimientos, a cómo reaccionas, a tus pensamientos, quejas y si te encuentras como yo un día lo estuve ACUERDATE DE MI con estas palabras, “La mayoría de los problemas son SOLUCIONABLES”.

Si uno de tus problemas es tenerlo todo para ser feliz y tus pensamientos negativos no te dejan, permíteme ayudarte a crear un plan para solucionar este problema. En este enlace puedes agendar una llamada de claridad mental conmigo.

Margarita Foss